31 août 2011

La oriental




Esos días

Cuando el llanto es una alergia y no hay adrenalina
Cuando no deja
De hinchar los ojos hasta dejarlos chicos como chinos

Esos días

Y yo tengo un caudal de pirañas en las venas
y sí soy
el navegante y el río
y se hace siempre tan difícil cuando sólo quedan las manos
para avanzar, sin dedos ya –las pirañas se han alimentado-
(por qué, por qué
porque, porque
y… nada, nada).

Esos días, sí

El pensamiento es corto, no llega
No puede
Y la puta lógica me dejó otra vez con la ropa destrozada
En invierno.
Es mi culpa, ya sé, por creerle a las tablas de verdad
mientras las pirañas me descuerpan
y me olvido de la posición del mundo
alrededor, alrededor de y no en
y la alergia crece y yo sigo
intentando navegarme
hostil y débil
y sin brazos ya.

Días, días

Y no momentos y no minutos
Y los finales galopan entonces
Como hembras en celo
-desesperar mirando a los costados-
Y arremete el vértigo de un golpe
Ese
que te hace una nada en el estómago
si lo tuviera, claro
pero las pirañas.

Esos días

Y la oscuridad es cómplice del abandono
¿Dejar desfondarse o dejarse desfondar?
Putas, putas tablas de verdad
Y puta la verdad que es arena
Y puta yo
Navegante y río y piraña
y sin manos brazos estómago ni piernas ya.


*
*

A.M.P

1 commentaire:

Zombie a dit…

me gusto que jugaste con las preposiciones. Y me gusto lo de las pirañas. Me gustó!
abrazo grande.