9 juin 2012

IV




Habitación oscura.
A falta de vela un fósforo
para darme peso de ritual.

La llama, quieta.
La madera consumida entre el índice y el pulgar.

Una escena tan perfecta
que apagué el fósforo
y me fui a dormir. 


*
*

A.M.P

1 commentaire:

Julián L. Moreno a dit…

Muy buen poema che. Nunca se sabe cuál era la escena jaja

Que andes bien. Saludos :)