3 septembre 2013

XIV



Me habla con gestos emplumados
yo no escucho, yo no puedo, yo no ansío, no imagino
ya otra cosa:
sus pestañas en mis párpados
acarician mi mirada
me desvisten la memoria y me contemplan
con intensidad animal
y agradable desapego.

Liviana en esos ojos
todo límite es viento
y lo corro, lo corro, despego
cada vez más alta
me abanican sus espasmos, su respiración entrecortada.
Mi piel estalla
en carcajadas de fuego
y las manos
no me alcanzan ya
para abrasarla. 

*
*

A.M.P

Aucun commentaire: