25 février 2014

Claustrofobia desviada



Hoy me importa tres carajos
si el dólar subió, si bajó, si habló.
Sí me importa que Susi no sube ni baja ni habla más
que le sellaron los labios con poxipol
que yo nunca le dije Susi y ahora
que la extraño
no sé cómo llamarla.

¡No, no, no, paren todo!
Ése es un espacio
demasiado chico para Susi, no…

Para Susi, que cuando no muere acaricia a sus gatos,
remodela la casa para que
le guste más,
ama a su familia
–aunque eso hasta cuando muere le sale bien–

(No. Imposible escribir un poema sobre esto
La muerte
no tiene metáforas.
La muerte se calla.
Cae.
Tierra sobre madera impronunciable: no
no, no, no
La muerte es un espacio
demasiado chico para Susi).

*
*

A.M.P

7 février 2014

Ajena



Remolinos en
la boca
la garganta se enrosca, las
letras, tu nombre se desordena, dice
Todo
en una lengua
antigua y lejana lengua
ésa
que no descansa y zumba otro mundo
ésa
que intento
cuando intento tu nombre,
tu nombre tan extraño a mi costumbre
tan extraño y todo
lo dice impronunciable
todo en tu lengua es impronunciable
y si repito
si repito si repito si repito soy impronunciable soy
las letras
desordenadas de tu nombre y
me alejo,
me voy de todo
lo que supe decir
me voy de todo.
Hoy
hoy aprendí este nombre y quiero
Invocarlo
como un demonio, hoy
atada a la fascinación que no debo
no aspiro a hablar
ya más cosas
que las que no puedo.

*
*

A.M.P