5 septembre 2016

Rojo oscuro

Sólo ella se atreve a mirarme así
Con tanta fijación
Que estallan sus ojos mientras me arranco
La piel como ropa desgarrada.
Solo ella se atreve a incendiar sus dedos
En mi infierno agazapado
A morder uno a uno los costados
De mis violencias
Las más huérfanas y hambrientas ganas
De todo.
Ella sola acerca su puño a mi boca
Y me deja enterrar el colmillo
hasta el fondo.
Como una fruta, ella,
desangra entre mis dientes
su jugo amargo

*
*

A.M.P