26 octobre 2016

Langue choisie

Ya es noche y una más en nuestras vidas
pero vos, estremecida
escondés tus gestos en mi brazo izquierdo
porque detrás del océano de pronto sentís
como un felino todo el cuerpo
y parece
que a mi piel se adhieren tus desengaños
la amenaza intermitente
de fallarlo todo
y también
esa mínima y constante alegría:
saberte acá
detrás del gran espacio que ocupa el mar.
Cruzaste un mundo invertebrado
y pactaste tregua fina
con una soledad desconocida.
Despoblaste a fondo tus arterias
y aún así
todavía
palpita en tus manos
la más íntima necesidad del tacto.
Me mirás
como un golpe
atravieso tus ojos, se afinan las pupilas
navego el movimiento
puedo espiar
la infiel historia de tus gestos. Ya
somos cuatro labios
uno sobre otro y otro y otro y de pronto
dos lenguas sin tierra, tan juntas,
sólo saben callar
incendiar
dos cuerpos que se intuían oceánicos.


*
*

A.M.P

Aucun commentaire: