11 novembre 2014

Nocturno industrial



La música final vendrá a morderme las aspas.
Ya sin viento, sin harina, sin obreros
postergo mi último giro.

7 octobre 2014

Funeral en mi estómago



pero si me deslizo entre dolientes como agua
y dejo sobre la mesa un ramo
de consuelos de arena
tal vez no me ven, que no me vean
que no me vean por favor
que se olvidaron de invitarme
que no me puse la corbata.

Que no me sientan entrar
por la boca de mi estómago
que este funeral no tiene llantos
y el cajón le queda grande hasta a mi cara.

Que no me vean por favor
que no me vean
que se olvidaron de invitarme
que me entierran sin corbata

*
*

A.M.P

11 août 2014

Frag. "La hora de los trenes"


              I


y había agua y luz
una fuente, velas,
voces que viajaban
como trenes en mi espalda
trepaban la bufanda y se perdían
oído adentro.
Allá
todo siempre acontecía
atrás.

El pueblo murmuraba los nombres de sus muertos
…Emilia, Flora, Paco, Juan…
Un funeral constante
de flores marchitas e historias sin eses.

Hoy es viernes seis de agosto
son las siete de la tarde y hace once años
él cumplía doce
miraba las velas y mientras pensaba los deseos
la fuente agrietaba el silencio.

Hoy es seis de agosto
en algún lugar
muy lejos
él apagará sus velas
inventará deseos
mientras en mi cocina
una canilla gotea al ritmo del reloj.

Hoy
la quietud del asfalto cala hondo y llega al hueso,
siento nostalgia de los trenes, las fuentes,
de mi espalda arada por los murmullos del pueblo.
Extraño las velas, la sombra líquida
de las manos de mamá
los ojos diluidos de mi compañero.

Seis de agosto y no recuerdo los gestos
de Emilia, Flora, Paco y Juan
ni tengo un regalo para el cumpleañero.

El color de mi memoria se diluye cada vez que pestañeo.
El pasado es un arco iris sin sol.



*
*

A.M.P

8 juillet 2014

Frag. IV




¿Pero qué vamos a hacer
si envejecemos
antes de adjetivar los restos?



*
*

A.M.P

30 mars 2014

Haunted



Qué pasará
en el mundo
cuando no estés, es decir
ahora
que tu departamento es un desfile inmóvil
de muebles tímidos
de madera astillada y perchas mudas.

ahora qué
si huyo destrozada
del recuerdo de tus gestos
Para no despertar mis días
y te encuentro, igual,
sentada en mi historia
cansada
con la pava en la mano
con la sonrisa tibia.

Yo…
sólo yo veo mis ojos
despojados de tu imagen
caer de rodillas ante la memoria.

*
*

A.M.P

25 février 2014

Claustrofobia desviada



Hoy me importa tres carajos
si el dólar subió, si bajó, si habló.
Sí me importa que Susi no sube ni baja ni habla más
que le sellaron los labios con poxipol
que yo nunca le dije Susi y ahora
que la extraño
no sé cómo llamarla.

¡No, no, no, paren todo!
Ése es un espacio
demasiado chico para Susi, no…

Para Susi, que cuando no muere acaricia a sus gatos,
remodela la casa para que
le guste más,
ama a su familia
–aunque eso hasta cuando muere le sale bien–

(No. Imposible escribir un poema sobre esto
La muerte
no tiene metáforas.
La muerte se calla.
Cae.
Tierra sobre madera impronunciable: no
no, no, no
La muerte es un espacio
demasiado chico para Susi).

*
*

A.M.P

7 février 2014

Ajena



Remolinos en
la boca
la garganta se enrosca, las
letras, tu nombre se desordena, dice
Todo
en una lengua
antigua y lejana lengua
ésa
que no descansa y zumba otro mundo
ésa
que intento
cuando intento tu nombre,
tu nombre tan extraño a mi costumbre
tan extraño y todo
lo dice impronunciable
todo en tu lengua es impronunciable
y si repito
si repito si repito si repito soy impronunciable soy
las letras
desordenadas de tu nombre y
me alejo,
me voy de todo
lo que supe decir
me voy de todo.
Hoy
hoy aprendí este nombre y quiero
Invocarlo
como un demonio, hoy
atada a la fascinación que no debo
no aspiro a hablar
ya más cosas
que las que no puedo.

*
*

A.M.P

16 janvier 2014

(bis)



Los ojos, torpes, deambulan la calle.
Cada tanto, ciegos, interrumpen el movimiento. Tienen cáncer.
El primer cáncer no genético,
el que los ojos encontraron al mirar afuera y cáncer
al árbol y cáncer
al semáforo y cáncer
y las ranuras de las baldosas esparciendo cáncer
Cáncer que mata al cáncer y a las
pocas células vivas que quedan de mi historia
antigua
lejana y mentida historia
pero sin cáncer.
La agonía acaso era
otra
las santas omisiones, el percibido
Engaño, cáncer también
en el centro de mesa
(flores blancas para mamá flores negras).

Pero ahora.
Analgésicos y enfermeras. Ahora
la voz sin flores de la que amo me susurra el infinito y yo
Huelo cáncer.
La desesperación se obsesiona conmigo cuando
no sé escuchar lo único que importa, cuando
respirar
se hace difícil
en la voz que más amo.

*
*

A.M.P